lunes, 16 de marzo de 2015

5 cositas que echo de menos tras ser mamá

Haciendo gala de lo que me gustan las listas, continuo con las 5 cosas que más echo de menos desde que nació #Gusanito. Ser mama me ha traído muchas cosas buenas y muchas, muchísimas alegrías, aun así hay cosas que echo en falta.

A ver soy consciente de que nuestras circunstancias y nuestra forma de ser cambia. Cuando tenía 18 años me encantaba hacer botellón en la plaza durante horas, ahora el solo hecho de pensar en pasar tiempo, de pie, en la calle, pasando frio y adorando en círculo unas bolsas de Carrefour llenas de alcohol me da grima. No espero que mi vida sea como cuando tenía 18 años y no echo de menos todo lo que hacía entonces.

Lo que si echo en falta son pequeños detalles, cotidianos, antes de nacer #Gusanito

1     - Levantarme tarde los domingos, vaguear en la cama con #miMedioMandarino y desayunar en pijama a las tantas sin tener nada que hacer.

2     - Pasarme una tarde entera leyendo un buen libro con una taza de café calentito.

3     - Ir al cine o en su defecto ver una peli tranquilos en el sofá (está, me han asegurado que podré volver a hacerla cuando deje de ser una madre histérica y no me dé tanto cargo de conciencia separarme de #Gusanito).

4     - Ensimismarme en mis enredos, volver a hacer repostería, manualidades… vamos lo que se dice “tener algo de tiempo libre”.

5     - Poder salir de casa sin que parezca que vamos de mudanza. Me encanta viajar, pero últimamente me da una pereza tremenda el solo hecho de salir a la vuelta de la esquina. Y os juro que hemos intentado rebajar la cantidad de trastos que apenas usamos, pero siempre que prescindimos de algo después lo echamos en falta…

Es el precio que tiene ser la mama de un pequeño trasto, que me hace la persona más feliz del mundo. Y ojo que no cambio una sola sonrisa de #Gusanito por nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Muchas gracias por tu aportación!