martes, 28 de junio de 2016

La historia de Emma (El terrible final)

Sin duda esta ha sido la parte que más me ha costado escribir, mis recuerdos no son muy claros, solo hay escenas, frases, sentimientos...  

... Serían sobre las tres del medio día más o menos cuando llegamos a la clínica. Nos atendieron enseguida, dos médicos nos acompañaron a un despacho para valorar la situación. En todo momento se les veía nerviosos, no querían atendernos. "¿Como han esperado tanto tiempo?" ¿Perdona?, es martes, supimos el jueves que tendríamos que hacer esto y es lo que han tardado en el comité, ¿tanto tiempo?, "Estás casi de parto, porque no esperas y lo tienes de forma natural, total se va a morir", ¿Que de repente el parto ya no es peligroso para mi?, "¿En serio habéis visto a todos estos médicos y hecho todas estas pruebas pagando?, ¿para que tanto?", porque con uno solo que nos hubiera dicho que mi pequeña podía vivir no estaríamos aquí. "aquí va a ser un parto vaginal y sin posibilidad de epidural, tan solo algún calmante", "esto puede tardar días, ya sabéis que es un parto normal pero sin regalo al final" estuvieron mas de media hora intentando convencernos para que nos fuéramos a casa y que fuera lo que tuviera que ser. Si no hubiera sido por #MiMedioMandarino posiblemente me hubiera ido a casa.

Nos subieron a la habitación, #MiMedioMandarino fue a buscar a mis padres y nos quedamos mi hermana y yo solas, me pusieron un camisón azul de papel y entró una enfermera bastante borde a ponerme la vía. Yo no paraba de llorar. Directamente me bajaron al quirófano.

En el quirófano me dijeron que estaba de parto, cuello completamente borrado y centímetro y medio de dilatación, si todo hubiera ido bien seguramente mi niña habría nacido al día siguiente, dos como mucho :(

Me pusieron una sábana a modo de pantalla para que no viera que estaban haciendo, pero olvidaron tapar el monitor, sentía punzadas en la tripa y pude ver como la aguja se clavaba en su corazoncito y de repente, dejé de sentirla, una parte de mi murió con ella. Yo solo lloraba. Me pusieron oxitocina para acelerarlo y un poco de morfina (ese fue todo el calmante que me dieron), y me subieron a la habitación, donde esperaba mi hermana.

Las contracciones empezaron enseguida, y el dolor era horrible, en seguida empecé con convulsiones de dolor, no paraba de temblar y gritar, mi hermana pedía ayuda desesperada, al final vino la enfermera borde de antes (solo había una para toda la planta) sin revisar como iba de dilatación ni nada, le dijo a mi hermana que no me diera nada de agua y que solo la llamara si sentía ganas de empujar. Pero yo no paraba de convulsionar y lloraba, no podía respirar entre el dolor y la angustia, la enfermera volvió muy enfadada por que con los gritos de dolor molestaba y asustaba al resto de pacientes, sacó a mi hermana de la habitación y mientras me volvía a recolocar la vía me decía "Que no llores niñata, estas aquí porque no quieres a tu bebe", al poco empece a necesitar empujar. Tardaron mucho en venir a buscarme y volver a bajarme al quirófano, mientras yo no paraba de temblar y llorar. Recuerdo como la enfermera me gritaba en el ascensor mientras bajamos "No llores niñata", nadie me dio la mano, nadie se preocupó de si estaba bien, ni me decían cuando empujar, de eso ya se encargaba el dolor, la niña salió, escuche como caía al suelo, nadie me dijo nada, no me ofrecieron verla ni abrazarla, la dejaron allí en el suelo, como un desecho, el medico siguió sacando la placenta supongo, tardó muchísimo, y me cosió el desgarro. Recuerdo que el dolor era tan grande que no sentí como cosía los puntos, recuerdo no dejar de convulsionar de dolor, que apenas podía hablar ni respirar con los temblores. La enfermera borde intento ponerme otra vía, porque al final había roto la primera con las convulsiones, estaba tan enfadada que me reventó las venas y tuvo que ponérmela en la mano. Me subieron a la planta, vacía, rota, sola. yo no paraba de temblar y llorar.

En la habitación me esperaban #MiMedioMandarino y mi madre, solo recuerdo llorar y temblar. Mi marido y mis padres bajaron a ver a la niña, yo pedí verla, no me la querían subir, que porqué no lo había pedido abajo, tal vez porque el dolor y la conmoción apenas me dejaban hablar, al final #MiMedioMandarino consiguió que me la subieran. Me la trajeron en un bandeja de plástico dentro de una bolsa de basura, acurrucadita, parecía dormida, tan pequeña, tan perfecta, tan bonita. Solo la vi un minuto, no la cogí, no la abracé, tan solo acaricié su mejilla y la vi un minuto. y ahora lucho por no olvidarla.  #Gusanito estaba fuera en el parque con su tita, lo trajeron a la habitación recuerdo que me abrazaba mami, mami, apenas tenía dos años y vi miedo en sus ojos.

Se fueron todos, y quedé sola con #MiMedioMandarino, solo recuerdo el vacío y la angustia, sentirme tremendamente sola, vacía, me sentía sucia, había permitido que mataran a mi niña. Con la noche llegó el cambio de enfermera mucho más amable y empática. Me dio algo para el dolor y un relajante, me hablaba con ternura, y me trató con cariño. No dormimos nada aquella noche. Al día siguiente la misma enfermera nos dio el alta a las 9 de la mañana, sin que nadie me mirara ni los puntos ni nada. Pedimos incinerar a la niña, mi marido y mi padre se encargaron de todo, yo solo se que allí nadie sabia que había que hacer, no tenían los papeles,... el de la funeraria tardo horas en arreglar todo con el hospital hasta que finalmente nos pudimos ir.

Recuerdo llegar a casa y el abrazo de mi niño, era lo único que me devolvía las ganas de respirar. Esa tarde fuimos a ver a nuestra ginecóloga, que me mirara los puntos y que todo estaba bien (no sabíamos que me habían hecho en aquel horrible lugar), me ofrecieron dejarme ingresada y hacer el posparto normal, dijo que dar el alta con apenas 12 horas de haber dado a luz es una salvajada, allí nos dimos cuenta que en los papeles del alta habían puesto alta voluntaria, sin comentarios, si todo estaba bien prefería irme a casa con mi familia.

De los días siguientes no recuerdo mucho solo dolor, vacío, soledad, angustia, y culpa, apenas hablaba solo quería llorar. Me aislé del mundo, me negué a hablar con nadie. Recuerdo que intentaban sacarme de casa, pero yo cada vez que veía una embarazada, un carrito, o un bebe me ponía a llorar, y si era niña aun peor. Recuerdo tocarme la tripa al despertar para ver si seguía ahí, si había sido un horrible sueño, recuerdo que solo podía dormir con pastillas, cerrar fuerte los ojos e intentar recordarla, cada centímetro de su rostro, recuero llorar en silencio y gritando hasta que se secaban mis lagrimas.

A los pocos días fuimos a buscar los restos de mi pequeña, Nos dieron una urna pequeñita, con una plaquita con su nombre. es el único sitio donde estará su nombre, nació sin vida, en este horrible país no tiene derecho a un sitio en el registro civil, ni a aparecer en el libro de familia con sus padres y su hermano.

Se fueron mis padres, mi hermana y #MiMedioMandarino intentaban cuidarme, yo aprovechaba cada vez que conseguía quedarme sola para abrazar su urna, llorando, la acunaba, le hablaba. Era como si intentara darle todos los abrazos, todo el amor, que no pude darle.

Mi marido necesitaba dar el siguiente paso y me pidió esparcir sus cenizas, yo no estaba preparada para dejarla ir tan pronto, pero se lo debía a el y a mi pequeño que necesitaba a su mama. En semana santa, solo unos días después de perderla, fuimos al pueblo de mis abuelos. Hicimos una pequeña ceremonia casera, familiar, en una finca de mis abuelos, vinieron muchos familiares, plantamos un pequeño olivo y dejamos allí su urna cerrada, tal cual. Ahora son sus raíces las que la cuidan y acunan en la noche y no su mama. No estaba preparada para dejarla ir, pero me despedí de ella. al salir me decían "ahora borrón y cuenta nueva". Realmente ¿es posible olvidar?, ¿se pueden borrar ocho meses de vida sin más? se que son cosas que se dicen con la mejor intención, pero...

Ahora tres meses después, sigo llorando al ver un carrito o una embarazada, pero he dejado de buscarla en mi tripa al despertar, ya no espero que venga, y despertar de esta horrible pesadilla. He comprendido que nunca dejará de doler, que nunca olvidaré lo que ha sucedido ni a ella, se que algún día aprenderé a vivir con este dolor y quizás entonces pueda decir que lo he superado.

Leer la historia de Emma desde el principio.

16 comentarios:

  1. Uff.. lo siento mucho, muy duro.

    Mis mejores deseos. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. He sentido parte de tu dolor con solo leer tu historia, Dios te dará toda la fortaleza para que puedas seguir adelante, darle el bienestar emocional que tu bebé de 2 años necesita, un abrazo , grande y la mejor de mis energías para tí desde este lado del mundo. Nunca olvides Dios es grande te recompensará con amor todo el sufrimiento que pasaste.

    ResponderEliminar
  3. Muy, muy duro! Siento lo que has tenido que pasar. Nadie debería pasar por esto. Y apoyo tu decisión porqué en mi lugar hubiera hecho igual, siento que es la mejor (y a la vez la peor) decisión que has podido tomar. Qué ojalá no hubieras tenido que decidir nada, que ojalá hubiera salido todo como tenia que salir. Y no, no será borron y cuenta nueva, porque no, que lo único qué podrás hacer es aprender a vivir con ello. Y me gusta que hayáis sembrado un olivo junto sus cenizas, creo que es una buena manera de recordarla.
    Y por último, no puedo entender como hay gente así, lo peor de tu historia es como te han atratado en algunos sitios, ya es duro lo que estas pasando como para aguantar semejante personaje hablandote de esa manera! Eso me indigna!

    ResponderEliminar
  4. Me he quedado de piedra con toda tu historia.
    El dolor no pasa, pero se suavizará, tienes q estar por tuvpeque que necesita mucho a su mamá.
    He sentido tu dolor, como mío propio.
    No puedo creer como en situaciones de este tipo halla gente con tan poca empatía.
    Te mando un abrazo enorme

    ResponderEliminar
  5. Acabo de terminar de leer la historia de Emma. No he podido evitar llorar. Los que me conocen saben que soy una persona dura y no suelo llorar. He leido historias duras pero jamas lei algo tan... fuerte.
    No puedo parar de pensar que lo siento mucho por ti. De verdad. Me he pueso en tu piel y no puedo imaginar lo que pasaste o estas pasando. Sé que ha pasado tiempo ya, pero no se puede hacer borron y cuenta nueva.
    El dolor amaina, pero seguira estando.
    Nunca has pensado en denunciar a esa gente que te trato tan mal? Entiendo que ni se te pasara por la cabeza pero te hicieron más daño aun! No se como puede existir gente tan horrible en este mundo... un abrazo muy muy grande.

    ResponderEliminar
  6. No tengo palabras lo siento muchísimo, una historia que me ha puesto los pelos de punta. La insensibilidad del equipo médico me deja perpleja, a veces pienso si ellos no tienen sentimientos.
    Mucha fuerza y apóyate en el pequeño y tú marido, que serán los que te den la fuerza que necesites.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  7. No alcanzo a imaginar tanto dolor....
    Supongo que escribirlo te ha servido un poco de catarsis... Pero siempre será un trocito de tí.
    Yo denunciaría el trato vejatorio y denigrante que tuviste. No se puede permitir. Se que la condición emocional eran peor que todo lo demás, pero precisamente por las circunstancias tan horribles que estabas viviendo es inhumano e indecente lo que te hicieron... Si puedes denunciarlo. Nunca es tarde para que no se repita con nadie más.

    Tienes un peque maravilloso que seguro mitiga los peores momentos...

    Un abrazo apretado

    ResponderEliminar
  8. He revivido cada momento de mi agonía del 27 de febrero de 2008. Te abrazo mamá. Es un dolor q siempre nos acompaña, solo q mientras pasa el tiempo se va anclando en nuestro corazon como una cicatriz q cada vez q una madre cuenta su dolor, se abre un poquito nuevamente.

    ResponderEliminar
  9. No imagino el dolor que pudiste haber sentido en toda esta terrible experiencia ni el que te acompaña ahora. He leído algunas experiencias de otras mamás que han experimentado también la pérdida de un hijo antes de nacer y en lo que coinciden y como mamá creo también, es que es un dolor que nunca se supera, y digo yo, para qué, porqué buscar superar, por qué el borrón y cuenta nueva, como te dijeron. Un hijo es parte de una misma, y eso no se puede olvidar. Recuérdala, ámala y sigue dedicándole los dulces pensamientos y palabras que desees, es tu hija, tu angelito. Con el tiempo, lo terrible de la experiencia quedará en el olvido por sí solo, pero la memoria de una hija, tan deseada y amada no se borrará.
    Deseo de todo corazón que encuentres paz en tu corazón, por ti y por tu pequeñito, quien también te necesita. Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Te abrazo desde el corazón y desde el alma. Yo perdí a mi pequeña Noa mañana hará un mes. Estaba de 41 semanas y ya pensaba que estaba de parto. En la ecografía se vió que su corazón dejó de latir. Y no me deja de doler el corazón. Te mando un abrazo infinito

    ResponderEliminar
  11. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  12. Yo perdí a Marcelo.. nació a las 25 semanas de parto natural y con todo en contra por tener cuello insufieciente.. aún me cuesta entender ese término o justificación por la cual perdí a mi hijo y con el de fueron sus sueños.. al igual que tu fui tratada por algunas personas muy fríamente.. hoy 3 años después digo pensando que se puede pedir la dimisión de aquellas personas que se creen que tienen razones para tratarnos así.. lamento lo de Emma..

    ResponderEliminar
  13. Emma siempre vivirá en ti. Ahora tienes que sacar fuerzas y encarar con ilusión el nuevo año por ti y sobre todo por tu pequeño, os lo merecéis!

    ResponderEliminar
  14. Ay, no sabes lo que estoy llorando...
    No sabía nada...

    Un abrazo muy muy grande corazón.

    ResponderEliminar
  15. Que fuerte nena, que fuerte! Lamento mucho que hayas pasado por una experiencia tan traumatica y que sobre todo te hayan tratado tan inhumanamente. Espero que Dios te de la fuerza que necesitas para vivir con su ausencia. Gracias por compartir tu experiencia y confiar en nosotros para que de una u otra manera te ayudemos a llevar esto. Un beso enorme y un abrazo fuerte, fuerte. Que Dios te bendiga.

    ResponderEliminar
  16. Acabo de leerte. Sabía tú historia pero no sabía cómo había sucedido. Siento muchísimo que hayas tenido que pasar por todo esto. Y no sólo la pérdida en sí, sino en horrible final que te hicieron pasar. Qué falta de empatía, de solidaridad. Que forma tan desagradable de tratarte. Un abrazo fuerte!

    ResponderEliminar

Muchas gracias por tu aportación!